Un juego con mucho encanto; programado tardíamente con Nolan Bushnell a la cabeza, este «Secret Quest» nos propone un reto de habitaciones, objetos, monstruos y puertas. Nada nuevo, pero con un encanto especial.

Aquí os dejo de momento el nivel 1 en imagen. Iré construyendo los demás que son un poco más complicadetes por tener varios pisos.

Había incluido la energía de cada rival en cada habitación, pero al rejugar fui descubriendo que no siempre necesitaban el mismo número de impactos para morir. Desconozco si lo que varía es la energía de los monstruos, la fuerza del arma (aunque en el manual se especifica cuánta fuerza tiene cada una) o bien si depende de las pulsaciones, la posición o lo que sea. Por ello me limito a poner el objeto que dejan caer, que sí parece ser constante durante todo el juego (las trampas para osos dan energía, los hombres patata dan una botella de oxígeno, etc.).