Sin duda una de las modificaciones más sencillas y a la vez útiles que podemos hacerle a una de nuestras consolas, es la modificación de libre región (region free) en nuestra Nintendo NES.

Para quien no esté puesto en el tema, abreviaremos diciendo que se trata de una pequeña "operación" para que nuestra NES versión PAL pueda ejecutar juegos de la versión USA de la consola, es decir, los NTSC. También después de esta modificación podremos ejecutar juegos de consolas clónicas de la NES así como los cartuchos NTSC japoneses (con la ayuda de un adaptador).

Para ello sólo necesitaremos un destornillador que se adapte a los tornillos exteriores (los demás interiores serán iguales) y unos alicates muy pequeños (servirá un cortauñas o similar). Pero sobre todo lo que tenemos que ir teniendo en cuenta durante todo el proceso es ACORDARNOS DE CÓMO ESTABA TODO COLOCADO, sacando fotos si es preciso.

El primer paso es abrir la consola sacando la parte superior de la misma, retirando los seis tornillos exteriores. NO ES NECESARIO sacar los dos tornillos más grandes que sujetan el frontal donde están los conectores de los mandos de control de la consola. Tras este paso veremos la consola así:

El segundo paso es retirar la primera "placa metálica" que recubre los componentes. Para ello quitaremos los tornillos que la sujetan a su alrededor, que en total deberían ser siete. Si quitáis alguno más no os preocupes, menos que tendréis que quitar en los siguientes pasos.

La retiramos con cuidado y la veremos así:

Ahora tenemos completamente a la vista el habitáculo de los cartuchos (el componente negro de plástico). Lo siguiente será extraerlo. Para ello simplemente desatornillaremos un poco más, esta vez los tornillos que sujetan al mismo, que son seis y se ven claramente, tres en cada lateral.

Para retirar este componente tendremos que tirar ligeramente hacia el frontal de la consola, pues el conector donde finalmente se encajan los cartuchos, que se ve al fondo, de momento no saldrá.

Después de retirarlo se verá así:

Como podéis ver y decíamos antes, el conector sigue ahí, pues no depende sólo de los tornillos, sino que está "enganchado" a la placa principal del sistema.

Lo siguiente será retirar los tornillos que anclan la segunda placa metálica a la parte más profunda de la carcasa. A estas alturas y según cuántos tornillos hayáis retirado en los pasos anteriores, puede que sean uno, dos o ninguno. Así podremos sacar la placa de la carcasa inferior para poder manipularla. Sólo tendremos dos cosas en cuenta: el receptor de corriente y antena está soldado a la placa, no lo intentéis separar (esquina superior derecha de la fotografía anterior). La otra es tener en cuenta de no tirar demasiado pues los conectores de los mandos y del panel frontal siguen enchufados en la placa en la parte inferior izquierda de la misma, como se ve en la siguiente fotografía:

Al retirar la placa de circuito junto con la placa metálica inferior, debemos hacerlo con cuidado, desconectando el cable que vemos en la foto, que pertenece al mando del jugador 1, y los otros dos, situados a la derecha, que corresponden al mando del jugador 2 y a los botones de encendido y reseteo (el azul más grande), como vemos en la siguiente foto:

Después de desconectarlos tendremos que retirar la placa metálica inferior, pues necesitamos darle la vuelta a la placa madre. Así que nada, la apartamos:

Ahora tenemos a la vista lo que nos interesa, la parte de la placa con los chips de sonido, gráficos, etc. Debemos fijarnos en uno en concreto, el que hemos rodeado con un círculo rojo en la siguiente fotografía:

Ahí está lo importante del asunto. Como podéis ver y sabréis, todos están conectados a la placa mediante "patillas" metálicas en sus partes superior e inferior. En concreto el que nos atañe posee ocho superiores y otras tantas inferiores. La que nos interesa es la cuarta inferior, empezando por la izquierda.

Con unos alicates muy finos, un cortauñas o incluso con un alambre fuerte y delgado, debemos retirar esa patilla, TENIENDO MUCHO CUIDADO con no doblar, arañar o dañar de modo alguno los demás componentes cercanos. Si no conseguís arrancar la patilla, bastará con romperla, con cuidado eso sí, para inutilizarla.

En la siguiente fotografía, a pesar de la poca nitidez, se puede apreciar la cuarta patilla inutilizada:

 
Con esta operación habremos conseguido eliminar las fronteras regionales de nuestra NES, haciendo que no sólo sirvan los juegos PAL europeos, sino también los NTSC americanos y todos los que por formato físico sean compatibles. Además, eliminaremos el parpadeo típico de cuando la consola no acepta un juego.


Ahora quizá queda lo más difícil, acordarse de cómo estaba todo puesto y reconstruir el desastre ;)